lunes, 8 de septiembre de 2008

Maynor Freyre, entre la realidad y la ficción.

Lima, 07 de Setiembre del 2008
Los sátrapas y la memoria

Maynor Freyre, entre la realidad y la ficción.

Maynor Freyre acaba de publicar “Par de sátrapas”, una novela destinada a fijar en la memoria social a dos personajes abominables. Freyre habla con precisión y lucidez.

-¿Se trata de una novela política?-
Es una novela política que trata, a través de la ficción, de crear una posibilidad de que la memoria popular no sea borrada. Y que los culpables reciban la justa sanción de la justicia. Truman Capote lo logró en EE. UU. con unos criminales comunes. Ahora se trata de genocidas. ¿Por qué no en el Perú?

-¿Cuán difícil es escribir una novela de esa índole?-
No hay dificultad cuando el autor quiere transmitir un mensaje profundo sobre lo que no debe suceder en el país, salvo que se insista en la injusticia. Los asesinos siempre terminan tras las rejas, salvo en las películas de Hollywood.

- ¿Por qué tratar un tema tan fresco?-
Nada es fresco. La historia peruana está llena de flagelos. Sucede que la década del noventa nos condujo a lo inconcebible. Lástima que ahora siga siendo la misma situación. Los frescos son aquellos que niegan lo evidente, lo que todo el país conoce gracias al periodismo serio, veraz, que fustigó la satrapía.

- ¿Qué riesgo significa escribir sobre sátrapas?
- ¿Riesgo? Ninguno. Existieron desde Persia. Los siglos han pasado, pero hasta hoy parece supervivir la satrapía. A lo mejor desean desaparecer a sus denunciantes. Nadie es inmortal, pero sus métodos morirán tarde o temprano. Cuando ejercía el periodismo no dudé en denunciar los crímenes de Estado. Cómo es posible que una guerra de 14 años sólo algo cercano al 2% de las víctimas sean militares. Me pregunto: ¿los insurgentes tuvieron 73,400 efectivos muertos en sus filas? No lo creo. Lo que sí condeno es que éstos muchas veces mataban policías para despojarlos de sus armas y a gente inocente, como la de Tarata.

-¿Cuánto de verdad hay en la novela? - Una novela es, al fin y al cabo, una ficción; no obstante, la verdad está tras su edificación de palabras. Lo que deseo es que gocen de la escritura y mediten sobre el mensaje. De otra manera sería un simple y vulgar informe al que no he querido llegar.

-¿Qué esperas de la crítica literaria?- Los críticos deben cumplir con su función. Espero que cierta crítica se despoje de la mordaza que a veces se autoimpone. Que tengan en cuenta que se trata de una obra de arte y no de un informe panfletario.





DATO Luis Dapelo, profesor de la Universidad de Génova, dice que “Par de sátrapas” es el equilibrio intenso y rítmico entre la realidad y la ficción.

LA PRIMERA. El diario que inspira respeto -